Arquivo da tag: Crónicas

PROFESSORES QUE INSPIRAN: SEGUNDA PARTE

SEGUNDA PARTE: PROFESOR ROBERTO PERRUSQUIA  DE LA ESCUELA NACIONAL DE TRABAJO SOCIAL UNAM.

Durante toda la carrera he tenido profesores/profesoras muy buenos y sobre todo me enseñaron como aterrizar los temas teóricos a  la realidad,  sin embargo; fue a partir de 6to semestre donde mi hobbie por la lectura se transformó en amor y el conocimiento como privilegio del ser humano. Al entrar al sexto semestre de la carrera de Trabajo Social, leer ya era considerado mi pasatiempo favorito , las tareas  de las diferentes asignaturas  eran en su mayoría lecturas para la discusión en clase, pero fue en la  asignatura de Educación Social  donde mi perspectiva por el área educativa cambió por completo; como estudiante/ futura profesionista el analizar, el cuestionarse, el conocer, el argumentar, el aportar fueron herramientas  que me permitieron cambiar hábitos  que anteriormente tenía como estudiante gracias a un profesor  Perrusquia cuyo objetivo era que sus estudiantes aprendieran, se cuestionaran, agarraran el amor por leer.

¿Cómo fue que un simple hobbie como leer se transformó el amo por la leer?

Las lecturas que eran dejadas de tarea tenían una temática filosófica enfocadas a la educación, por lo  que tuve el privilegio de leer a Socrates, Platón, Aristóteles, Emannuel Kant, Dowey, Darrida, Paulo Freire entre otros magníficos autores, cuyos debates durante la sesión de clases fue enriquecedora para analizar y criticar de forma constructiva, mediante argumentos  la educación en el país (México), así como también el qué podemos aportar como trabajadores sociales a la sociedad.

Fue un cambio de perspectiva debido a que  la mayor parte de nosotros como estudiantes, presentamos una educación vertical (el profesor tiene todo el conocimiento- el estudiante tiene que aprender todo lo que sabe el profesor ya que ignora el saber) donde al momento del cuestionar se vuelve una guerra de poderes entre profesor- estudiante. Como estudiantes optábamos por memorizar los contenidos en cada una de las asignaturas para obtener una calificación simbolizada en un numero cuyo 10 significada que  sabias mucho gracias a lo que el profesor te había enseñado  y el 5  era o es el  símbolo  de un estudiante mediocre.

Entonces, como estudiantes universitarios y futuros profesionistas, nos dimos cuenta que la Educación es un proceso de aprendizaje donde tanto el profesor y el estudiante pueden aportar diferentes opiniones mediante el uso de argumentos, una retroalimentación de conocimientos, cuya relación es horizontal, permitiendo así a ambos cuestionarse, analizar,  aprender de cada uno; es decir, el profesor aprende del alumno y el alumno del profesor. Esto se debe a que el conocimiento no es una verdad absoluta como lo son las matemáticas sino que es una construcción  de diferentes verdades cuyos argumentos amplían y construyen conocimientos nuevos.

Lo mencionado anteriormente solo se puede lograr mediante la lectura.

Por estas razones no me arrepiento de haber escogido al profesor Perrusquia como el mentor hacia el amor que tengo por la sabiduría.

PROFESSORES QUE INSPIRAN: PRIMERA PARTE

Buenas noches, mi nombre es Carol, soy estudiante del penúltimo año de la licenciatura de Trabajo social; en esta ocasión será una historia de dos personas que me han inspirado a seguir adelante como futura profesionista y sobre todo el amor por aprender tanto de la vida cotidiana como en el ámbito académico.  La historia será divida en dos partes; la primera parte está conformada por mi vida como estudiante de preparatoria durante el año 2006-2009 y la segunda parte abarca el sexto semestre de la carrera como impulso para seguir aprendiendo.

PRIMERA PARTE: PROFESOR DE FÍSICA-BIOLOGÍA- CIENCIAS DE LA SALUD; CARLOS DURÁN EN EL COLEGIO SIMÓN BOLÍVAR.

Durante el primer año de preparatoria la mayor parte de los integrantes de los tres grupos tenían el temor que al entrar al segundo año sería difícil ya que la materia de física y biología era impartida por un profesor exigente, era catalogado como malo, reprobaba a medio mundo y sobre todo el alto de nivel de exigencia en que portáramos como alumnos de la institución el uniforme correctamente (tenis completamente blanco, calcetas blancas, uniforme completo ya sea del diario o del deportes, la playera totalmente fajada).

Al entrar al segundo año del preparatoria, el profesor que nos iba a dar la asignatura de física entró al salón, y nosotros nos quedamos callados y dijo “levántense”, por lo que todos optamos por levantarnos, posteriormente el profesor paso por cada una de las filas y al ver que alguno de nosotros no portara de forma correcta el uniforme los mandaba a la coordinación por un reporte y con tres llamadas de atención citatorio a los padres, mencionando las siguientes reglas.

  • *Respeto a las opiniones de los compañeros
  • No comer en clase
  • No dormirse en clase
  • La calificación obtenida en participación en clase era la misma en tareas.
  • No existe favoritismo
  • Porta la playera fajada, el uniforme completo, calcetas blancas y los tenis completamente blancos.
  • A la tercera llamada de atención, se le cita a los padres de familia.
  • Al no cumplir con la mayoría de las tareas, o faltar al respeto no podrías entrar al salón hasta que el padre de familia o tutor viniera a hablar con él.
  • Al interrumpir la clase con tonterías, el alumno/a tendrá que mantenerse fuera de su lugar en la esquina durante el resto de la clase ( si eran dos horas seguidas de clase, ni modo).

El grupo al que pertenecí durante mi estancia en preparatorio era unido por lo que al terminar la clase anterior a la de física y/o biología todos se fajaban la playera, se subían los tines (si es que llevaban),y se guardaba silencio a la llegado del profesor Durán. Recuerdo que para ese día nos había dejado de tarea leer algunas páginas del libro de física y hacer un resumen, por lo que al azar eligió a un compañero y le empezó a preguntar sobre la lectura, y al no responder le puso 6 en tarea y participación por el simple hecho de haberla hecho al contrario de otros compañeros del salón que eran considerados los más cumplidos obtuvieron una calificación de ocho, y el profesor dijo los que hicieron y ya no quisieron pasar pásenme sus cuadernos para ponerlos seis, lo más cómico era la fila que se hacía para obtener una calificación mínima para que no fueran contadas como falta en tareas, en esa fila mi incluía yo.

Un buen día el profesor Durán nos dijo “no me explico por qué no les gusta estudiar, no les gusta hacer nada, les pregunto y no contestan”, “que barbaridad jóvenes”.  Así fue durante los tres años de prepa. A pesar de haber sido una alumna regular que de repente reprobaba los exámenes o mi calificación no pasaba de un promedio de 8, aprendí muchísimo y hasta ahora no se me ha olvidado lo que aprendí en biología, y en ciencias de la salud ( la materia de física no fue fácil para mí).

Al entrar a tercero de preparatoria, opté por sentarme adelante durante todas la clases ya que quería mejorar mis calificaciones, por lo que el aprendizaje mejoró, ya no me costaba tanto entender los temas. Pero en especial agradezco haber tenido un profesor como él, donde a pesar de la alta exigencia, y mi promedio regular, Durán fue un profesor que nos enseñó que mediante el esfuerzo podemos alcanzar nuestras metas, nos quitó el miedo a preguntar, todas las dudas que no se pudieran contestar en clase las respondía durante la hora del receso, se preocupaba por sus alumnos y no dejaba que se cayeran, nos enseñó a exponer porque nosotros, leíamos y no explicábamos los temas.

Al salir de la preparatoria, lo último que supe de él es que había renunciado, pero si tuviera la posibilidad de encontrarlo algún día le diría “Gracias por ser un buen profesor, y darnos las herramientas suficientes para estudiar y seguirnos preparando”.

VALE LA PENA VIVIR

Soy una chica joven de 24 años soñadora, que a través del tiempo ha vivido situaciones que marcan y pueden cambiarte como persona, son aquellos momentos que nos hacen valorar lo que tenemos alrededor ( lugares, personas, ambiente, risas, tristezas). Cada día al ver la luz del sol en la ventana es un motivo para vivir ,aunque innumerables veces caemos en la rutina; de esa forma olvidamos reír o regalar una sonrisa a una persona que necesita una luz o un factor positivo en su vida mientras vas por la calle pensando en tus planes, proyectos o sueños de vida.

En cada lugar al que vamos como el metro, el autobús, la universidad, el trabajo escuchamos mensaje subliminales o de una forma directa sobre “LOVE”; una palabra considerada maravillosa, compleja e imposible de olvidar; la palabra más marcante que existe, involucra pensamientos, sentimientos, emociones, y dos personas que buscan compartir felicidad, sueños y planes de vida (un negocio, planificación de hijos, un nuevo patrimonio,etc.).

Esta historia es parte de mi vida y es un honor compartirla:

Una chica llamada Carol comenzó la universidad en el año 2012, ella provenía de un estado cercano a la Ciudad de México, por lo cual el ambiente (estrés y maldad) y las personas eran muy diferentes, hasta ese entonces conoció que vivir en otro lugar no sería fácil por el tipo de persona del que se encontraba rodeada, dando hincapié a relacionarse con personas con malas intenciones, ya que durante su vida anteriormente estuvo rodeada de personas nobles, honestas y buenas. Esa situación fue desencadenando diversas situaciones desafortunadas, considerando así una vida era un tormento y de constante tristeza, hasta llegar el año 2014 en el que pudo salir mediante una fuerza interior que no sabía que tenia.

Posteriormente, ella no contaba con los recursos emocionales para poder enfrentar la vida por lo que optó por pedir ayuda profesional, cambiarse de turno en la universidad, conocer nuevas personas. Para unos meses darse cuenta que gracias a esa fuerza interior puede llegar a cumplir sus sueños y volar como un ave a través de los cielos, alcanzando sus metas. Toda aquella tempestad en el que se encontraba se torno en un día asoleado, pudo encontrar nuevas amistades por lo cual recuperó las esperanzas para hacer nuevas amistades y porque no también para el amor. Primeramente cultivó el amor hacia ella misma a través de conocerse y valorarse a sí misma, fue hasta entonces que encontró a un chico con el cual que se sentía libre. Se dio cuenta que el amor es hermoso y muy diferente; el amor es confianza, libertad, respeto, valor, comunicación, cariño, razón por la qué luchar. Lamentablemente no existe un final feliz , sin embargo esa relación termino en una buena amistad así como también los buenos recuerdas por lo cuales vale la pena sonreír.

Diversas situaciones por las que cada uno de nosotros pasamos sirven para crecer y mejorar como persona, y sobre todo confiar y amarnos a nosotros mismo por lo que somos. Por qué mantenerse en el pasado, si no te deja avanzar; por qué seguir llorando, cuando puedes hacer algo para cambiar tu futuro.

Para ella el amor es esencial para la vida y el corazón, por esa razón vale la pena vivir y se feliz porque cuando das amor, la vida puedes disfrutarla.