PROFESSORES QUE INSPIRAN: PRIMERA PARTE

Buenas noches, mi nombre es Carol, soy estudiante del penúltimo año de la licenciatura de Trabajo social; en esta ocasión será una historia de dos personas que me han inspirado a seguir adelante como futura profesionista y sobre todo el amor por aprender tanto de la vida cotidiana como en el ámbito académico.  La historia será divida en dos partes; la primera parte está conformada por mi vida como estudiante de preparatoria durante el año 2006-2009 y la segunda parte abarca el sexto semestre de la carrera como impulso para seguir aprendiendo.

PRIMERA PARTE: PROFESOR DE FÍSICA-BIOLOGÍA- CIENCIAS DE LA SALUD; CARLOS DURÁN EN EL COLEGIO SIMÓN BOLÍVAR.

Durante el primer año de preparatoria la mayor parte de los integrantes de los tres grupos tenían el temor que al entrar al segundo año sería difícil ya que la materia de física y biología era impartida por un profesor exigente, era catalogado como malo, reprobaba a medio mundo y sobre todo el alto de nivel de exigencia en que portáramos como alumnos de la institución el uniforme correctamente (tenis completamente blanco, calcetas blancas, uniforme completo ya sea del diario o del deportes, la playera totalmente fajada).

Al entrar al segundo año del preparatoria, el profesor que nos iba a dar la asignatura de física entró al salón, y nosotros nos quedamos callados y dijo “levántense”, por lo que todos optamos por levantarnos, posteriormente el profesor paso por cada una de las filas y al ver que alguno de nosotros no portara de forma correcta el uniforme los mandaba a la coordinación por un reporte y con tres llamadas de atención citatorio a los padres, mencionando las siguientes reglas.

  • *Respeto a las opiniones de los compañeros
  • No comer en clase
  • No dormirse en clase
  • La calificación obtenida en participación en clase era la misma en tareas.
  • No existe favoritismo
  • Porta la playera fajada, el uniforme completo, calcetas blancas y los tenis completamente blancos.
  • A la tercera llamada de atención, se le cita a los padres de familia.
  • Al no cumplir con la mayoría de las tareas, o faltar al respeto no podrías entrar al salón hasta que el padre de familia o tutor viniera a hablar con él.
  • Al interrumpir la clase con tonterías, el alumno/a tendrá que mantenerse fuera de su lugar en la esquina durante el resto de la clase ( si eran dos horas seguidas de clase, ni modo).

El grupo al que pertenecí durante mi estancia en preparatorio era unido por lo que al terminar la clase anterior a la de física y/o biología todos se fajaban la playera, se subían los tines (si es que llevaban),y se guardaba silencio a la llegado del profesor Durán. Recuerdo que para ese día nos había dejado de tarea leer algunas páginas del libro de física y hacer un resumen, por lo que al azar eligió a un compañero y le empezó a preguntar sobre la lectura, y al no responder le puso 6 en tarea y participación por el simple hecho de haberla hecho al contrario de otros compañeros del salón que eran considerados los más cumplidos obtuvieron una calificación de ocho, y el profesor dijo los que hicieron y ya no quisieron pasar pásenme sus cuadernos para ponerlos seis, lo más cómico era la fila que se hacía para obtener una calificación mínima para que no fueran contadas como falta en tareas, en esa fila mi incluía yo.

Un buen día el profesor Durán nos dijo “no me explico por qué no les gusta estudiar, no les gusta hacer nada, les pregunto y no contestan”, “que barbaridad jóvenes”.  Así fue durante los tres años de prepa. A pesar de haber sido una alumna regular que de repente reprobaba los exámenes o mi calificación no pasaba de un promedio de 8, aprendí muchísimo y hasta ahora no se me ha olvidado lo que aprendí en biología, y en ciencias de la salud ( la materia de física no fue fácil para mí).

Al entrar a tercero de preparatoria, opté por sentarme adelante durante todas la clases ya que quería mejorar mis calificaciones, por lo que el aprendizaje mejoró, ya no me costaba tanto entender los temas. Pero en especial agradezco haber tenido un profesor como él, donde a pesar de la alta exigencia, y mi promedio regular, Durán fue un profesor que nos enseñó que mediante el esfuerzo podemos alcanzar nuestras metas, nos quitó el miedo a preguntar, todas las dudas que no se pudieran contestar en clase las respondía durante la hora del receso, se preocupaba por sus alumnos y no dejaba que se cayeran, nos enseñó a exponer porque nosotros, leíamos y no explicábamos los temas.

Al salir de la preparatoria, lo último que supe de él es que había renunciado, pero si tuviera la posibilidad de encontrarlo algún día le diría “Gracias por ser un buen profesor, y darnos las herramientas suficientes para estudiar y seguirnos preparando”.

Anúncios

Deixe um comentário

Faça o login usando um destes métodos para comentar:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s